De sobra es conocido por los principales actores del sector del aceite de oliva que, esta campaña, habrá que tener muy cuenta a Túnez.  Por eso, cuando la Comisión Europea anunció su decisión de modificar el límite del volumen mensual autorizado para importar aceite de oliva tunecino libre de arancel, la noticia despertó especial interés. ¿Cómo afectará esta medida a los precios en origen durante los próximos meses?, ¿Cuál es su alcance real?. En el siguiente artículo, te aclararemos estas y otras cuestiones. 

La decisión de la Comisión Europea

La UE permite la importación en su territorio de hasta 56.700 toneladas al año de aceite de oliva virgen y virgen extra tunecino, libres de arancel (el denominado Contingente). No obstante, para evitar la afluencia masiva de este aceite durante los meses de campaña, la Comisión Europea fijó unos límites mensuales de importación:  así, durante los primeros meses (Noviembre y Diciembre), las importaciones dentro de este régimen están restringidas. En Enero y Febrero,  el límite es de 1.000 toneladas, en Marzo 4.000 toneladas, en Abril 8.000 toneladas y  entre Mayo y  Octubre, 10.000 toneladas.

La decisión de la Comisión, supone ampliar el límite mensual durante los meses de Febrero y Marzo de 1.000 a 9.000 toneladas y de 4.000 a 9.000 toneladas respectivamente, es decir, 13.000 toneladas adicionales durante dicho periodo. Sin embargo, el volumen total del contingente se mantiene sin variación en 56.700 toneladas durante el año. A demás, el límite máximo mensual se verá reducido durante los meses de Mayo a  Octubre de 10.000 a 8.000 toneladas mensuales. Por tanto, estaríamos hablando de una modificación de los límites mensuales bastante restringida y no de una ampliación en términos absolutos. 

Alcance de la ampliación del límite a las importaciones 

¿Qué suponen estos volúmenes dentro del territorio de la Unión?. Teniendo en cuenta que, durante los últimos años, el consumo medio de aceite de oliva en la UE fue cercano a 1.820.000 toneladas al año, lo que vienen a ser 150.000 toneladas mensuales (fuente: COI), el nuevo límite para los meses de Febrero y Marzo apenas supone el 6% del consumo mensual medio de todos los países de la Unión. 

Además, la importación de aceites dentro de este régimen aduanero no es tarea sencilla ni barata y está sujeta a numerosas limitaciones. En primer lugar, es necesario obtener una autorización de importación  para lo que, entre otros trámites, hay presentar avales por valor de 150€ por cada tonelada que se solicita importar. A esto habría que añadir la complejidad y los costes adicionales propios de una operación de importación, sin olvidar la necesaria mención en el etiquetado del origen extra-comunitario del aceite. Todo ello hace que muchas empresas envasadoras no encuentren interesante importar aceite dentro de este régimen. 

Por último, habría que tener en cuenta que esta medida no afecta demasiado a los grandes industriales que exportan fuera del territorio de la UE y que, justamente,  suelen emplear el aceite tunecino para abastecer esos mercados. En este caso, los envasadores prefieren importar el aceite bajo el régimen aduanero de perfeccionamiento activo (RPA), mucho menos restrictivo y que permite también  importar aceite libre de arancel, siembre que sea exportado con posterioridad fuera del territorio de la Unión.

Por todos estos motivos, cabe pensar que, a pesar de que la ampliación del límite mensual a las importaciones de aceite tunecino puede suponer un aumento de las entradas, su incidencia inmediata en el precio del aceite debería ser limitada.   

Una producción de record

Sin embargo, el papel que juega Túnez este año en el mercado del aceite va mucho más allá del mero contingente.  Indudablemente, la tendencia del precio del aceite de oliva a nivel mundial se marca en España. No obstante, a medida que pasan las semanas, se confirma que la campaña en Túnez será extraordinaria y muy probablemente marcará un nuevo récord absoluto de producción (en torno a 320.000 toneladas). Considerando el reducido tamaño de su mercado interior (unas 30.000 toneladas),  gran parte de ese aceite se destinará a la exportación, cubriendo así en cierta medida el déficit de España e Italia. Con un diferencial de precio actualmente próximo a los 35 céntimos por kilo de aceite virgen extra, son numerosos los envasadores e industriales que se están girando hacia Túnez para cubrir sus necesidades de aceite, donde encuentran disponibilidades y buenos precios: en primer lugar, italianos, pero también españoles, de EEUU y de otros lugares como Turquía, Líbano o China. Y es que, este año, tal vez sea Túnez la pieza que haga  encajar el puzzle del mercado mundial del aceite.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo!